TU CEREBRO TE AGRADECERÁ SI DEJAS DE SER UN IMBÉCIL